info@nutriking.com.ar | (11) 4832 3957

La soja, bendición para la Argentina en el 2013.

Los precios de los commodities agrícolas se ubican en máximos históricos, impulsados por la sequía en los Estados Unidos. Este hecho resulta una desdicha tanto para los Estados Unidos -por la pérdida de ingresos ante la menor producción- como para el mundo -por una suba potencial de los precios de los alimentos-, pero representa una verdadera bendición para la Argentina. En el 2013, la Argentina podría favorecerse de una cosecha récord, que además sería acompañada de precios internacionales en máximos históricos, lo que generaría un amplio impulso en toda su actividad económica.

Los Estados Unidos están atravesando su peor sequía en más de 50 años, ya que en alrededor del 60% de su territorio continental se está registrando temperaturas extremas y escasas precipitaciones. Esto está afectando la producción de maíz y, en menor medida, la de soja (ya que parte podría ser salvada porque se cosecharía más tarde y además porque se trata de un commodity más resistente).

Como los Estados Unidos son el primer productor global de ambos cultivos (representa el 36% de la producción mundial de maíz y el 35% del total de soja), su menor producción provocó una alza significativa en los precios de estos commodities.

La Argentina se beneficiará tanto de los precios máximos del maíz como de los de la soja, pero principalmente de los valores de la oleaginosa, ya que su producción y su participación en el mercado global son superiores. La Argentina es el tercer productor global de porotos de soja (detrás de los Estados Unidos y Brasil), el primer exportador de aceite y el segundo de harina de soja. Se estima que la producción argentina de esta leguminosa para la campaña 2012/13 podría ascender hasta los 55 millones de toneladas (desde los 41 millones en la actualidad), con lo que pasaría a representar el 21% de la producción global (desde el 17% en la campaña que está finalizando). Así, el país no sólo se beneficiaría del mayor market share en la producción global para el año próximo, sino que también se favorecería de los precios en máximos históricos.

Debe destacarse que el precio de la soja subió más de 40% en lo que va del año y se ubica en 646 dólares por tonelada. A los precios actuales, la próxima campaña de soja argentina equivaldría a 34.000 millones de dólares. Para ilustrar la espectacular magnitud de este valor, se puede decir que esto equivale al 40% del total exportado por la Argentina durante el 2011 y a alrededor del 70% de las reservas internacionales.

Esta situación beneficia al país vía ingreso de divisas por exportaciones, aporta mayores recursos para los Estados nacionales y provinciales (las retenciones a las exportaciones son del 35%, de las cuales se coparticipa el 30% mediante el Fondo Solidario de la Soja) y genera derrames hacia otras ramas de la economía. Respecto de este último punto, vale mencionar que el agro crea beneficios principalmente para la industria agroalimenticia, el transporte, la maquinaria agrícola y los servicios.

Si bien todavía es prematuro hacer estimaciones para la campaña próxima de la Argentina, de cumplirse las proyecciones privadas de una producción total récord de 113 millones de toneladas, y si ésta es acompañada de precios en niveles elevados, el país volverá a favorecerse del campo.

Fuente: www.rionegro.com.ar

Other Posts