info@nutriking.com.ar | (11)  1568742525

Girasol

Category Archives

Optimismo para el girasol.

Los precios mundiales mejoran por la seca americana (afecta a soja) y los problemas climáticos en Rusia (recorte de MT 1,5 en su producción de girasol).

Se esperan MT 4 de girasol, en la Argentina, pero podría superarse dicha cifra, por el buen resultado de las dos últimas campañas y, en el Centro-Norte del país, por las urgentes necesidades de “caja” de los productores afectados por la “magra” cosecha de soja y maíz de la pasada campaña: a fin de julio “se larga” en el Chaco, para tener liquidez en diciembre.
La campaña 2012/13 en La Argentina.
El pasado 5 de julio, ASAGIR organizó el lanzamiento de la Campaña Nacional, desde la ciudad de Charata, en la Provincia de Chaco.

En la región del Noreste argentino, la siembra comienza en los últimos días de julio, por lo cual estamos en “momentos de decisión”. En la última campaña, en la citada provincia, se implantaron 238.000 hectáreas. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima que en la presente, dicha cifra podría subir a 350.000, pero contactos establecidos durante la realización del taller con productores, permiten constatar una visión muy favorable hacia el cultivo y ellos no descartan que se alcancen las 450.000 hectáreas, sólo en la Provincia de Chaco.

También es factible que la Región NEA provea 600.000 hectáreas al total del país, con lo cual el 30% del área nacional se concentraría en esta zona, que tiene visibles ventajas, a estar por los rendimientos logrados, principalmente, en las últimas dos campañas, muy próximos a las 2 Tn/Ha.

Un factor que alienta a los productores del Centro-Norte del país a ampliar el área girasolera, tiene que ver con la situación financiera, consecuencia de la magra cosecha gruesa de maíz y soja, a comienzos del corriente año. Tan delicadas son las finanzas de los productores que, están urgidos por obtener recursos líquidos en diciembre próximo, razón por la cual se orientarían a una buena siembra de girasol en julio/agosto, para “aguantar el chubasco”, hasta abril en que entra la plata del maíz o la soja. En este sentido, nuestro cultivo funcionaría como uno “de invierno”, del mismo modo que ocurre con el trigo o la cebada, en el Sur de la zona pampeana.

Otra razón que alienta la mejora en la siembra es el buen resultado económico del cultivo, que prácticamente se repitió en todas las zonas girasoleras, con contadísimas excepciones y que diera como resultado dos campañas seguidas con más de 2 Tn/Ha de rinde.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha provisto, desde el pasado mes de mayo, una estimación de MT 4 como producción nacional de la presente campaña. No sería extraño que se supere dicha cifra, de concretarse una muy buena siembra, como es probable, en la Región NEA (la implantación nacional fue de MHas 1,85, en 2011, y la producción de MT 3,6).

Por Jorge Ingaramo. Economista


Girasol: una Conferencia con variados representantes.

Los principales referentes de girasol del mundo se darán cita en las ciudades bonaerenses de Mar del Plata y Balcarce para dar contenido a la decimoctava Conferencia Internacional de Girasol, del 27 de febrero al 1 de marzo de 2012 .

La Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR) avanza en los preparativos.

El encuentro de carácter científico-académico tendrá una duración de tres días en reunión plenaria y un cuarto a campo, con recorridas por las parcelas experimentales de la Unidad Integrada Balcarce (EEA INTA Balcarce y Facultad de Ciencias Agrarias de Mar del Plata).

En ese predio se realizarán demostraciones activas de metodologías de investigación utilizadas en la Argentina.

El Comité Científico a cargo de la organización ha desarrollado un programa que abarca un amplio espectro de temas vinculados a genética, agronomía y protección de los cultivos.

Desde distintas partes del mundo, llegarán especialistas reconocidos para narrar sus avances en cada materia.

Entre ellos se destacan Leonardo Velasco, del Instituto de Agricultura Sostenible, CSIC, Córdoba, España, quien estará a cargo del tema “Desde el laboratorio al mercado: nuevos desafíos para la investigación de calidad de aceite de girasol”.

Vendrá acompañado de José María Fernández Martínez, de la misma organización, quien se referirá a “Progresos en investigación y mejoramiento para resistencia a Jopo”.

También ha confirmado su participación, Thomas Gulya, del USDA-ARS Northern Crop Science Lab, Fargo, Dakota del Norte, Estados Unidos para referirse a “Cambios en la incidencia de las enfermedades en la última década, en los Estados Unidos y en el mundo y la investigación para hacer frente a estos nuevos desafíos”.

Norma Paniego, Eugenia Bazzalo y Mariano Bulos, de IBM-INTA, Castelar, Advanta Semillas y Nidera, respectivamente, también forman parte del grupo de reconocidos especialistas a cargo de las sesiones plenarias.

Ellos se encargarán de genómica, mapeo y estrategias de selección asistida por marcadores para resistencia a enfermedades.

A este encuentro mundial también vendrá Abelardo de la Vega, argentino, actualmente en Pioneer Semillas, Budaörs, Hungría, para desarrollar el “Efecto de la complejidad de las regiones productoras de girasol en el progreso genético alcanzado por los programas de mejoramiento”.

Otro de los oradores será Loren Rieseberg, del Departamento de Botánica de la Universidad de British Columbia, Vancouver, BC, Canadá, quien tratará el origen de los girasoles: Fósiles, genes, genomas e híbridos.

Una de las grandes expectativas radica en la participación de este investigador, ya que trabaja en la secuenciación del genoma del girasol y de quien se espera que anuncie en marzo su conclusión.

Fuente: Terra

Perspectivas postivas para la campaña girasol 2011-2012.

La campaña girasolera en la Argentina comenzará en un mes y según especialistas, las perspectivas son buenas para el ciclo 2011-2012. 

En este sentido, la sostenida demanda de aceites a nivel mundial hace prever que el precio del girasol se mantenga en buenos niveles que en la actualidad duplica el valor del período de burbuja financiera.

Los buenos rendimientos obtenidos en la campaña pasada permiten pensar en términos de una superficie levemente superior a la 2010-2011.

Según los datos de la Bolsa de Cereales, la campaña 2010-2011 arrojó un área de 1,73 millones de hectáreas sembradas y 1,67 de cosechada, con una producción de 3,4 millones de toneladas, a un rendimiento promedio de 2036 kilos por hectárea.

Según el Ministerio de Agricultura nacional, fueron 1,65 millones de hectáreas sembradas y 1,63 de cosechadas, con una producción de 3,54 millones de toneladas.

Al comparar la previsión de la oferta mundial de girasol con la del año anterior, aquella crece notablemente, de 31,1 millones de toneladas a 34,6, vale decir unas 3,5 millones de toneladas adicionales, de las cuales tres millones se agregan al crushing (molienda).

Según lo expresado por el asesor económico de ASAGIR (Asociación Argentina de Girasol), Jorge Ingaramo, el crecimiento esperado de los principales productores de girasol: Unión Europea, Ucrania y Rusia, sumados, pasarían de 18,9 a 22,9 millones de toneladas.

Ese hecho no impactaría en el precio mundial del aceite de girasol, que continúa muy demandado como producto de calidad ante un crecimiento del consumo de los principales aceites de 3,7 % interanual.

“El mundo exportará un 4,8% más y habrá una merma en los stocks finales del 9,4%. O sea, un mercado real bien sostenido”, expresó Ingaramo.

Con este escenario, las perspectivas son optimistas. Para el presidente de ASAGIR, Ricardo Negri, el girasol reafirma su rol como cultivo clave en las zonas marginales adonde ha sido desplazado.

“El productor difícilmente se equivoque sembrando girasol”, sostuvo Negri.

Para Santiago Sánchez, de Aceitera General Deheza, “el productor viene vendiendo girasol bastante bien, pero viene reteniendo soja”. Pero desde toda la cadena insisten en que el girasol tendría una oportunidad aún mayor con un cambio en el tratamiento impositivo.

“El negocio del girasol es de tres partes. Si tomamos una hectárea de girasol de 20 quintales y la multiplicamos por un precio FOB teórico de 480 dólares por tonelada obtenemos un negocio de 1000 dólares por hectárea”, dijo Ingaramo.

Sostuvo que “de esta cifra, la industria toma 50 dólares; de los 950 restantes, el Estado se queda con 300, los costos de producción del cultivo equivalen a aproximadamente 350 y quedan otros 300 para el productor”.

Por ende, concluyó “si se redujeran a la mitad las retenciones, hoy de 32% para la semilla y 30% para el aceite, el margen del productor se incrementaría en un 50%”, lo que impactaría radicalmente en la decisión de la producción.

Fuente : Terra